jueves, 28 de octubre de 2010

CRONICA CHALLENGER CARRERA MONTAÑA 45 KMS


Como aún no tengo fotos mías de esta carrera pongo esta de bichillosrunner

A ver como lo cuento, Serafín, Gustavo, Federico y yo a las 10:00 de la mañana nos abrazábamos y deseábamos suerte de cara a la inminente salida de la carrera de montaña de 45 kms Challenger 2010 por delante un duro recorrido, el 90 % en bajada de carrera de montaña.

Como ya había avisado mi entrenamiento para esta carrera era nulo, 6 entrenamientos en un mes de carrera era mi saldo en el mes anterior, así que era seguro, tocaba sufrir y sufrir mucho, tirar de cabeza ya que el físico no me acompañaría esta vez.

En plena salida Gustavo y Serafín salen fuerte, muy fuerte y de principio titubeo pero decido seguirles, decido intentar mantener su ritmo, por debajo de 4 minutos el km en muchas ocasiones, durante al menos 1 hora (que podrían ser unos 10 kms calculaba yo) y preparar mi particular suicidio en esta carrera.

Así lo hice, en una hora y poco llegamos al primer punto de avitullamiento, todo bien preparado, me hago un pis, bebo una lata de acuarios en tiempo de record del mundo, como 2 trozos de plátano y salimos nuevamente rápido. El sol empieza a pegar duro y tras perdernos, la primera vez, volvemos sobre nuestros pasos y comenzamos una fuerte subida.

Seguimos bajando rápido, muy rápido, rápido como yo nunca he bajado y mantengo el ritmo de mis compañeros, cumplimos las dos horas de carrera. En este punto ya noto que voy flaqueando y Gustavo y Serafín ya me pillan unos metros pero los mantengo a vista (en algunos puntos me esperan). Llegamos al segundo punto de avituallamiento, km 25 de carrera quedan 20 kms, allí me despido de Gustavo y Serafín y les digo que sigan que no me esperen que en breve empezaré a caminar pues ya no podría mantener su ritmo, nos saludamos y empiezo otra carrera, la carrera de la mente, del sufrimiento. Es un barranco ancho donde se puede trotar y troto pero el camino empieza a complicarse piedra sobre piedra, barranco duro y ya camino, sufro y camino. Corredores comienzan a alcanzarme y a pasarme pero de repente llegan dos chicas (líderes de la carrera femenina y a la postre 1ª y 2ª clasificada) y un chico y me animan a seguirles a correr junto a ellos y así lo hago.

Creo que van muy rápido para mi pero pienso que si puedo aguantarles al menos 3 ó 5 kms eso de menos me queda. Me voy animando y durante unos 2 kms voy a su paso pero al ver que no podré seguir mucho con ellos me pongo a tirar pienso que para agradecerles sus ánimos voy a tirar hasta donde pueda y luego dejarles seguir (es decir suicidarme otra vez). Así lo hago tiro al menos 2 kms, tiro fuerte doy lo que me queda y en un punto donde otra vez el barranco se complica les dejo, les saludo y les animo a seguir fuerte.

Empiezo a caminar pero pronto me doy cuenta que no puedo, ¿no puedo caminar? en las carreras cuando no te queda otra por lo menos tienes el recurso de caminar pero no podía tenía calambres por todos mis pies, gemelos, cuádriceps, etc, me paro y me agacho y veo que los gemelos estando quieto me tiemblan (mala señal), sigo caminado por que el sendero es muy estrecho y otros corredores van tras mía. Llego a un pinar y paro me siento en el suelo, estoy rendido, acalambrado y me quedan al menos 12 kms a meta, 5 de ellos por el cauce de un barranco donde aprieta el sol de las 2 de la tarde y no corre una pizca de brisa. Estoy sentado unos minutos e intento reanudar mi marcha, vuelvo a entrar en una zona del barranco muy estrecha y veo que no puedo y me siento. Varios corredores pasan y se interesan por mi estado, entre ellos el amigo Federico y dos compañeros más pero les tranquilizo y les convenzo para que sigan que yo estaba bien e iba a abandonar. A uno de los corredores que pasaban le pregunto que si sabe cuánto queda de barranco y me dice que unos 5 kms, agacho la cabezo y lo tengo decidido ABANDONO LA CARRERA.

Al estar en una zona de imposible acceso para la organización intento volver sobre mis pasos hasta una carretera donde pueda llegar un coche. Un corredor que me ve volver me pregunta que donde voy y le cuento que abandono, me pregunta que cuanto calzo y le digo que un 44 y me pide que por favor si le cambio las zapatillas pues tiene unas que le quedan pequeñas y le están destrozando los dedos hace kms. No lo dudo y me siento, me quito mis zapatillas, intercambiamos los chips y le dejo las mías, nos pasamos los nºs de movil para luego ponernos en contacto, me lo agradece en el alma y se marcha.

Este parar y cambio de zapatillas me viene bien y noto que estoy un poco mejor y ni idea por qué decido intentar seguir unos kms más, efectivamente las zapatillas son muy pequeñas y el dolor de los dedos gordos del pie es considerable, "no sólo voy con calambres si no ahora esto pensé" pero quizás este fue un detalle definitivo y me convenció que si en esas circunstancias llegaba a meta sería algo que recordaría muchos años y me dio la fuerza necesaria para tirar hacia delante. Como es la vida algo que en principio parecería negativo lo convertí en algo positivo.

A partir de ahí mi cambio de actitud fue opuesto al de hasta ahora, trotaba unos 100 metros y caminaba otros tantos, trotar, caminar, trotar, caminar, me unía a algunos corredores, los dejaba o me dejaban y con los pies doloridos por las zapatillas llego al último punto de avituallamiento a 5 kms de meta. Casi lo había conseguido, lleno mi botella de agua y me siento a descansar unos minutos.

Lo que quedaba eran 5 kms de avenida marítima con viento en contra, seguí con mi técnica trotaba de papelera a la siguiente y caminaba de la otra a la otra, trotar, caminar, trotar, caminar... varias veces me paré incluso me quité las zapatillas para intentar ir descalzo pero el suelo era muy duro y prefería reventarme las uñas a lesionarme por ir descalzo. En esos 5 kms tuve que parar a descansar 3 veces la última a menos de 200 metros de meta pues estaba reventado.

En 6:03:00 cruzo meta, otra carrera acabada, otra batallita pal bote, otra imprudencia por mi parte, otra muestra de la fuerza mental, otra carrera de montaña finalizada... Puesto 96 de 200 y pico corredores... INTENTARÉ NO VOLVER A CORRER OTRA PRUEBA SIN EL ENTRENAMIENTO ADECUADO PERO... no prometo nada...

4 comentarios:

Manuel Robaina dijo...

Vaya crack Isidro, con 6 entrenamientos yo creo que no llego a Tenteniguada.

Ya me fastidia no haberme dado cuenta de que eras tú cuando me preguntaste cuanto faltaba para acabar el barranco. Casi te echo de la carrera!!!

Lo de hacerlo con unas zapatillas más pequeñas y de otro competidor es realmente surrealista :-) No cabe duda de que te acordarás de esta carrera.

Felicidades por el coraje que sacaste para acabar, a ver si la próxima vez consigo reconocerte aunque en condicones normales tu irás mucho más adelante.

Un abrazo

Emilio dijo...

Felicidades por tener la cabeza de luchar hasta el final y no abandonar. Lo que no nos mata nos hace más fuertes...

Isidro García dijo...

Muchas gracias Manuel, si que somos distintos "disfrazados" de corredores por que mira que leo tu blog pero tampoco te reconocí.

Gracias Emilio y tienes toda la razón o acaba con nosotros o nos hace más grandes.

Saludos.

Jose dijo...

INTENTARÉ NO VOLVER A CORRER OTRA PRUEBA SIN EL ENTRENAMIENTO ADECUADO PERO... no prometo nada...

Jejej de que me sonará esa frase....

Nada, Don Isidro, que eres un titán, morrúo, pero un titán!!!